NUEVOS ENFOQUES TECNOLÓGICOS PARA REDUCIR EL RIESGO ALERGÉNICO EN LOS ALIMENTOS

Intolerancias-y-alergias500

En los últimos años los proyectos de la UE relacionados con los alérgenos alimentarios se han centrado en la evaluación de riesgos de alergias alimentarias, prevalencia de alergias alimentarias en Europa, caracterización de los alérgenos alimentarios y en el desarrollo de métodos “clásicos” de detección (especialmente ELISA).

Actualmente existen varias propuestas, que podrían cubrir nuevos enfoques en este campo.

Uno de ellos consiste en el estudio del impacto en las proteínas alergénicas de los procesos y/o tecnologías implicadas en la producción de alimentos (como los tratamientos térmicos o no térmicos), y la posibilidad de desarrollar tecnologías para reducir esta alergenicidad. Estas modificaciones en el carácter alergénico de las proteínas requerirán modificaciones en el diseño de los métodos comerciales de detección de los alérgenos.

Otro enfoque importante está relacionado con el desarrollo de alimentos hipoalergénicos o “tolerables”, y nuevos ingredientes, aditivos alimentarios y enzimas para reducir la alergenicidad de las proteínas en comidas específicas. Además, se busca desarrollar nuevas estrategias para reducir el riesgo de contaminaciones cruzadas en las plantas de producción, haciendo hincapié en los sistemas de monitorización y protocolos de validación de la limpieza.

Todo ello sin olvidar la armonización a nivel europeo de los métodos de detección de alérgenos vía ensayos intercomparativos y el desarrollo de estándares certificados de referencia.

Esta investigación proporcionará métodos fiables, validados, coste-eficientes y armonizados para la detección de alérgenos. Además permitirá obtener alimentos alternativos o ingredientes alimentarios para reemplazar alérgenos conocidos. Se explotarán nuevas vías para la reducción de la capacidad alergénica, identificando nuevos métodos tecnológicos y nuevas estrategias.
El objetivo final es aumentar la confianza del consumidor en la seguridad de los productos alimenticios y mejorar el estilo de vida de millones de ciudadanos de la UE con alergias alimentarias.

Fuente: the Safe Consortium