Los 8 mitos en el análisis de patógenos

myths

Existen unos mitos entorno a la detección de patógenos en productos alimentarios, que pueden dificultar la gestión de un programa eficaz de análisis.

Seguro que vas a reconocer al menos alguno de ellos.

Vamos a poner un poco de luz y desmitificarlos:

Mito 1: El análisis de patógenos ambientales no está mejorando mi programa de seguridad alimentaria

La mayoría de normativas sobre patógenos requieren el análisis en producto final, antes de liberar el producto al mercado. Pero en el análisis en producto final influyen muchos aspectos como la flora acompañante, las características inhibidoras del producto, el pH o la concentración de sales, que pueden dificultar la detección del patógeno en el producto final.

Además, los métodos de muestreo o heterogeneidad de la muestra también pueden derivar en resultados inexactos, sobre todo para niveles bajos de contaminación.

Por todo ello el análisis ambiental es una poderosa herramienta para la industria alimentaria – forma parte de los controles preventivos y asegura una mejor seguridad alimentaria en el producto acabado. El objetivo es erradicar los patógenos potenciales que puede haber en la planta de producción antes que pueda haber contaminación del producto final.

Mito 2: El análisis interno de patógenos requiere una gran inversión

La inversión depende del método de análisis que se elija. Existen distintos métodos de análisis, que pueden adaptarse a las necesidades de cada empresa y de cada momento.

El análisis de patógenos según métodos de referencia suele ser más económico en material necesario, pero requieren de una inversión mucho mayor de tiempo y son más laboriosos. Sin embargo, se puede reducir el tiempo utilizando métodos alternativos como los medios cromogénicos o métodos de análisis por PCR.

El material imprescindible independientemente del método de análisis elegido es una estufa para poder incubar los microorganismos y los medios de cultivo para el enriquecimiento de las muestras. El material necesario para su posterior recuento o detección depende del método elegido.

Mito 3: El análisis de patógenos requiere un equipo bien formado y especializado.

Como en el caso anterior, dependerá del método elegido para llevar a cabo el análisis. Pero todos los métodos alternativos a los métodos de referencia se están optimizando de forma que sean fáciles de usar y de interpretar.

Además, los laboratorios deben demostrar que son capaces de realizar el análisis de forma óptima mediante la participación a programas interlaboratorio.

Mito 4: Los requisitos de seguridad del laboratorio impiden a las pequeñas empresas realizar sus análisis.

Los microorganismos patógenos se clasifican en función de su grupo de riesgo (Clasificación). La mayoría de ellos son de clase 2 y se podrían manipular en un laboratorio común con equipamiento especializado como campanas de extracción y superficies resistentes a reactivos y desinfectantes.

Mito 5: No puedo eliminar el material de análisis contaminado.

Sí! Sí puedes! Tienes tres opciones distintas:

  • Utilizar un autoclave que te permite eliminar toda clase de microorganismos de cualquier material contaminado en 20 minutos a una temperatura de 121ºC
  • Utilizar un sistema de desinfección por microondas
  • Contratar una empresa que se dedique a la eliminación y gestión de residuos biológicos.

Mito 6: No es necesario seguir analizando las muestras después de un resultado positivo.

La mayoría de métodos de análisis actuales son métodos de screening, de modo que es necesario confirmar los resultados si se obtiene un “presunto positivo”.

Como en el caso de la detección, para la confirmación también existen distintas opciones, desde el aislamiento y siembra en estría de la colonia sospechosa hasta métodos alternativos como las galerías de identificación, test látex o incluso la PCR-TR.

Mito 7: No es necesario analizar Listeria spp si Listeria monocytogenes es el más peligroso.

Puede que L.mono sea la única especie de Listeria regulada, pero algunas veces se pueden encontrar otras especies de listeria igual de patógenas que monocytogenes. Además, L.mono suele aparecer con facilidad donde crecen otras Listeria especies, de modo que detectar las Listeria spp. nos puede ayudar a monitorizar la posible presencia de L.mono.

Mito 8: Todos los métodos comerciales son iguales.

Actualmente existen muchos métodos de análisis de patógenos en el mercado. ¿Cómo podemos saber cuál es el que mejor se adecua a nuestras necesidades?

Todos los métodos disponibles constan de 2 fases, la fase de enriquecimiento y la fase de detección, pero la diferencia está en los medios de enriquecimiento usados y en el posterior método de detección.

Para elegir el mejor método, a parte de las consideraciones previas que hemos comentado en los puntos anteriores, hay que tener en cuenta varios factores como: la capacidad de detección de diferentes cepas de la misma bacteria, la sensibilidad, la especificidad, el límite de detección, la reproducibilidad y la capacidad de repetirse dando los mismos resultados, la compatibilidad con los métodos de enriquecimiento y que el método esté o no certificado y aprobado por una entidad como AOAC o AFNOR.

Otros aspectos como el coste de análisis o de inversión, la facilidad de uso, formación necesaria y el tiempo de obtención de resultados nos harán decantar la balanza en la toma de decisiones.

Fuente: Romerlabs

To top