Hay 5 alimentos que no deben lavarse para no aumentar el riesgo de contaminación, ¿lo sabias?

Hay 5 alimentos que no deben lavarse para no aumentar el riesgo de contaminación, ¿lo sabias?

La seguridad alimentaria es responsabilidad de todos, desde el productor hasta el consumidor.

Hay alimentos que no deben lavarse antes de consumir ya que con ello solo estamos aumentando el riesgo de contaminación.

Conocer buenas prácticas en seguridad alimentaria que podemos llevar a cabo desde casa es esencial para no contaminar los productos que consumimos ya que, en muchos casos, las contaminaciones se dan en esta etapa final.

¿Cuáles son estos 5 alimentos?

  • Huevos: el primer alimento que debemos evitar lavar son los huevos. La cáscara, que actúa como protección, dispone de una cutícula impermeable que impide la entrada de los microorganismos al interior del alimento. Al lavar el huevo es posible que esta capa desaparezca, permitiendo la entrada de bacterias o contaminación.

Una vez abrimos el huevo debemos tener cuidado con la cáscara, ya que es donde habrá quedado la posible contaminación. Prácticas tan típicas como utilizar la cáscara del huevo para separar la yema de la clara o usar el borde del recipiente para cascar el huevo son procedimientos que debemos evitar para disminuir el riesgo de contaminación.

  • Pollo: Otro alimento que si no lo lavamos evitaremos contaminación es el pollo. Para evitar contaminación por la ingestión de este producto es necesario evitar que quede poco hecho. Además, debemos cuidar posibles contaminaciones cruzadas por uso de utensilios usados para manipular otros productos o por contacto directo con otros alimentos. Lavar el pollo únicamente hará que el riesgo de toxiinfección aumente.
  • Carne de vacuno/cerdo: es el siguiente alimento que, al lavarlo, además de perder de nutrientes, sabores y/o aromas, es posible que la carne se contamine y, además, aumenta la posibilidad de contaminar las superficies próximas al sitio de trabajo. Cómo en el caso del pollo, la medida que más evita contaminaciones en este tipo de producto es cocinar completamente la carne.
  • Setas: Son un producto que absorbe mucha agua por lo que lavarlas puede dificultar el proceso de cocinado. Además, lavar las setas puede hacer que el producto pierda sabor y aromas.

Una buena práctica para limpiarlas es usar un trapo o un cepillo para eliminar restos de tierra y deshacernos de partes muy sucias o dañadas. Desde la OCU se recomienda no consumir en crudo ningún tipo de seta.

  • Verduras envasadas: los paquetes de verdura que encontramos en los lineales de los supermercados ya envasadas (espinacas, brotes verdes, lechuga, brócoli…) y listas para consumir han sido desinfectadas previamente por lo que lavarlas solo puede suponer que vuelvan a contaminarse.

Estas indicaciones sobre alimentos que no deben lavarse, no implican que el lavado de los alimentos sea muy importante y obligatorio para prevenir intoxicaciones en alimentos como el pescado, para eliminar las vísceras, el arroz, para eliminar el almidón y conseguir que el grano quede más suelto y otros alimentos como las legumbres, las frutas o los tubérculos.

Fuentes: OCU