Prepárate para prevenir y afrontar las alertas alimentarias1

El pasado 8 de marzo se publicó la Guía Nacional de Gestión de Alertas Alimentarias, elaborada por el Órgano Permanente para la Seguridad Alimentaria (OPSA) y aprobada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

Este documento recoge buenas prácticas respecto a la prevención, gestión y comunicación de alertas alimentarias.

En Bioser, como partner especialista en el sector alimentario, hemos analizado y resumido los puntos clave de esta guía.

¿Por qué es importante saber cómo gestionar las alertas alimentarias?

Las empresas alimentarias están obligadas a garantizar la seguridad de los alimentos que llegan al mercado. Sin embargo, el riesgo cero no existe y hay que estar preparado para responder de forma rápida y eficaz frente a situaciones en las que la salud de los consumidores se pueda ver comprometida.

En estas situaciones, aparte de estar listo para gestionar la alerta, es esencial no negar el problema, cooperar con las Autoridades Competentes y actuar con rapidez durante todo el proceso.

Los operadores alimentarios están obligados a prevenir el riesgo

Las empresas alimentarias han de tener implementados como control rutinario una serie de sistemas que ayuden a prevenir las posibles desviaciones:

  • Las Buenas Prácticas de Higiene y un sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC).
  • Un sistema de trazabilidad que permita garantizar la trazabilidad ascendente hacia el proveedor y la trazabilidad descendente hacia el cliente.
  • Criterios claros para identificar, gestionar y notificar las alertas: un equipo de gestión de alertas al cual se formará y validará periódicamente, contactos de emergencia y unos procedimientos básicos de actuación.

¿Cuándo consideramos que estamos frente a una alerta y cómo lo gestionamos?

 El origen de las alertas alimentarias es muy variado:

  • Fuentes internas: resultado de los autocontroles, reclamaciones de consumidores, etc.
  • Fuentes externas: resultado de controles oficiales, medios de comunicación, etc.

Toda esta información que recibimos ha de ser adecuadamente documentada y analizada por un responsable. En el caso que se detecten evidencias claras sobre la implicación del producto, se iniciará el plan interno de gestión de alertas alimentarias.

Siguiendo este plan, se investigará el origen de la incidencia, su causa y se evaluará el riesgo que supone para los consumidores:

  • En el caso de que no exista un riesgo para la salud, simplemente se retirará el producto de la venta.
  • Si supone un riesgo para la salud, se recuperará el producto de los consumidores. Puede ser el caso de riesgos biológicos como los patógenos o las toxinas; riesgos físicos; riesgos químicos como las micotoxinas; u otros riesgos como los alérgenos.
  • En caso de duda siempre se aplicará el principio de precaución.

En este momento, la trazabilidad se convierte en el elemento esencial. Esta herramienta nos permitirá, por un lado, identificar los productos y lotes afectados y, por otro, conocer el origen y el destino de la alerta.

La comunicación y cooperación con las Autoridades Competentes es clave

Una vez la empresa dispone de toda la información y ha definido las medidas necesarias a implementar, se y se transmitirá toda la . La Autoridad Competente se encargará de activar los mecanismos oficiales para coordinar el seguimiento de la alerta. Paralelamente la empresa aplicará las acciones necesarias para evitar la comercialización de los productos no aptos, inmovilizando, retirando o recuperando los productos.

Es importante identificar ineficiencias o errores para aplicar las mejoras adecuadas

Cuando la situación de riesgo finalice, se cerrará la alerta. Finalmente, es importante revisar tanto los sistemas de autocontrol existentes como los procedimientos vinculados a la gestión de alertas e implementar las medidas correctoras necesarias para evitar incidentes similares.

¿Quieres saber más? Consulta la Guía Nacional de Gestión de Alertas Alimentarias. 

En Bioser, como partner especialista en el sector alimentario, te ofrecemos múltiples soluciones para la prevención de las alertas alimentarias: desde kits PCR y de biología molecular para detectar microorganismos patógenos, hasta métodos para la verificación de higiene, la detección de alérgenos y el control de micotoxinasApuesta por la prevención y evita las alertas alimentarias. 

 

REFERENCIAS 

1. Órgano Permanente para la Seguridad Alimentaria (OPSA). Gestión de alertas alimentarias. 2020. Disponible en: https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/operadores_economicos/guia_OPSA.pdf. Último acceso: 17/03/2021.