El uso de antibióticos en la producción láctea

El sector lácteo en España

La producción de leche es una de las actividades más importantes del sector alimentario en España, con una obtención aproximada de 8,1 millones de toneladas de leche, incluyendo la de vaca (88 %), cabra (6 %) y oveja (6 %). Toda esta materia prima resulta en una producción de unos 7,6 millones de toneladas de productos lácteos como leche líquida, yogur o queso.(1)

El uso de antibióticos en el ganado

Para garantizar toda esta producción es de vital importancia que el ganado tenga un correcto estado de salud. Es aquí donde entran en escena los antibióticos. Estos se usan para tratar enfermedades como la mastitis (inflamación de la glándula mamaria) o la neumonía en el ganado, enfermedades que pueden afectar a la producción lechera. Tras su uso, es obligatorio dejar un tiempo de espera para que el nivel de antibióticos en sangre disminuya y evitar que pasen residuos a la leche. (2)

Consecuencias de la presencia de antibióticos en la leche

Aun así, los antibióticos pueden pasar a la leche del animal e interferir en el proceso de fermentación con el que se produce el yogur o el queso. Durante este proceso, se usan bacterias que podrían verse afectadas si la leche contiene antibióticos. Por ello, es necesario un control riguroso de la cantidad de antibióticos que presenta la leche para evitar pérdidas económicas.

En la Unión Europea, existe una regulación que establece las cantidades máximas de antibiótico que puede contener la leche y sus derivados para el consumo.(2) Superar estas cantidades puede suponer un problema, no solo económico debido a las posibles pérdidas de producción, sino de salud, ya que estos productos podrían afectar a las personas alérgicas a determinados antibióticos o contribuir a aumentar la creciente resistencia de los patógenos a estos.

¿Cómo y cuándo se debe medir la presencia de antibióticos en la leche?

Se deben realizar controles exhaustivos durante toda la cadena de producción para evitar superar estos límites, tanto en la explotación ganadera antes de realizar la carga en las cisternas de transporte como en la fábrica de producción láctea antes de descargar la leche. (3)

Para facilitar esta tarea, existen los test de detección de antibióticos. Estos deben ser eficaces, rápidos y fáciles de usar, sin que se necesite de equipamiento adicional. Así, los productores pueden tomar decisiones rápidas y con seguridad, para minimizar los riesgos y no comprometer su producción.

Existen dos tipos de kits de análisis, los test rápidos y los lentos. Los primeros son los utilizados para ganaderos e industrias en el momento de carga y descarga de la leche. Es importante disponer de test rápidos, fiables y fáciles de usar, pues la carga y descarga de la leche debe ser lo más ágil posible. Los kits lentos son los utilizados por los laboratorios interprofesionales lecheros para confirmar los resultados.

En Bioser ponemos a tu disposición los test rápidos AuroFlowTM y AuroFlowTM PR1ME:

  • AuroFlowTM Strip Test:
    • Resultados en 7 minutos
    • No requiere material adicional
    • Permite analizar leche fría (no requiere ninguna incubación)

 

LOD: límite de detección (del inglés, limit of detection); MRL: nivel máximo de residuo (del inglés, maximum residue level); UE: Unión Europea.

REFERENCIAS

  1. Federación Nacional de Industrias Lácteas. Producción del sector lácteo. 2018. Disponible en: http://fenil.org/produccion-sector-lacteo/. Último acceso 2 abril 2020
  2. Reglamento (UE) Nº 37/2010 de la comisión de 22 de diciembre de 2009 relativo a las sustancias farmacológicamente activas y su clasificación por lo que se refiere a los límites máximos de residuos en los productos alimenticios de origen animal. 2010.
  3. Real Decreto 1728/2007, de 21 de diciembre, por el que se establece la normativa básica de control que deben cumplir los operadores del sector lácteo y se modifica el Real Decreto 217/2004, de 6 de febrero, por el que se regulan la identificación y registro de los agentes, establecimientos y contenedores que intervienen en el sector lácteo, y el registro de los movimientos de la leche. 2008.