El control de la temperatura y la seguridad alimentaria

control de temperatura y seguridad alimentaria

Control de temperatura y seguridad alimentaria

El control de temperatura y seguridad alimentaria son dos factores clave, que van de la mano, para asegurar la inocuidad de los alimentos producidos.

Conservación, fermentaciones, transformaciones de alimentos, etc. La industria alimentaria está llena de procesos en los que la temperatura juega un papel crucial. Gracias al control de la temperatura es posible garantizar las mejores condiciones en los alimentos (como la textura o las propiedades organolépticas), así como su valor nutricional y su inocuidad.

¿Por qué es tan importante la temperatura?

La temperatura, al igual que otros factores como la humedad o la presencia de nutrientes, es un factor determinante para el crecimiento de los microorganismos. Por este motivo, es muy importante realizar un seguimiento de ésta en todos los procesos de la cadena alimentaria. Si este control no es adecuado, puede favorecerse la aparición y la proliferación de microorganismos que repercuten en la calidad de los productos o pueden ser peligrosos para la salud de los consumidores.

¿En qué procesos industriales interviene?

Algunos ejemplos de procesos donde la temperatura es fundamental para la seguridad alimentaria son los siguientes:

  • Refrigeración. Es la conservación de alimentos a bajas temperaturas, pero sin llegar a la congelación. Normalmente oscila entre los 0 y los 8 ºC. La refrigeración ayuda a conservar los alimentos en mejores condiciones, ya que a esta temperatura se reduce el crecimiento microbiano al ralentizar su metabolismo.
  • Congelación. En este caso, la temperatura a la que se someten los productos sí es inferior a 0ºC. A estas temperaturas tan bajas se inhibe el crecimiento microbiano. La congelación permite una conservación de los alimentos a largo plazo.
  • Esterilización. Consiste en someter a los productos a elevadas temperaturas, permitiendo así la eliminación de microorganismos y posibles esporas producidas por estos.
  • Pasteurización. Se basa en someter a ciertos alimentos, como la leche, a diferentes temperaturas (normalmente oscilan entre los 55 y los 75ºC), durante un cierto periodo de tiempo. Su finalidad es reducir la presencia microbiana y su actividad enzimática.

Es muy importante contar con buenos sistemas que faciliten el control de la temperatura en estos procesos, así como en todas las etapas de la cadena alimentaria. Aquí se incluyen también puntos críticos, como el transporte, en los que podría romperse la cadena de frío o de calor de los alimentos.

La rotura de esta cadena de temperatura podría aumentar el riesgo de que el alimento se deteriore o pueda producir una infección alimentaria.

¿Cómo podemos controlar la temperatura adecuadamente?

Existen diversas soluciones que ayudan a monitorizar la temperatura. A la hora de elegir cual es la más adecuada para nuestra empresa, es importante conocer las diferentes opciones.

  • Termobotones.  Estos dispositivos permiten registrar y controlar la temperatura de productos e instalaciones de forma precisa. Son muy sencillos de utilizar, y existen diferentes modelos que se adaptan a diferentes rangos de temperatura.
  • HigrobotonesSon similares a los termobotones, pero adicionalmente permiten monitorizar los niveles de humedad de las instalaciones.
  • Sensores. Los sensores como Sensor Net Connect,  que envían los datos recogidos directamente a un software, también son una solución muy útil. Se trata de dispositivos muy económicos y fáciles de instalar, ideales para la monitorización de la temperatura de los equipos en tiempo real.

Además, a la hora de garantizar una adecuada seguridad alimentaria, es necesario verificar la inocuidad de los alimentos realizando análisis microbiológicos. Los análisis microbiológicos nos permiten verificar que los niveles de microorganismos presentes en el alimento están dentro de los límites establecidos por la legislación. Una de las etapas de los análisis microbiológicos consiste en la incubación de las muestras, que se realiza en estufas. Los termobotones o el Sensor Net connect nos permitirá controlar la temperatura también en estos dispositivos, para garantizar que los microorganismos tienen las condiciones óptimas para su incubación.

¿Buscas otras soluciones?

 En el catálogo de Bioser  encontrarás estas y muchas otras soluciones para tu laboratorio o empresa.

To top