Auditorías a distancia, ¿un modelo que ha llegado para quedarse?

El objetivo de cualquier auditoría en la industria alimentaria es el de determinar si el sistema de seguridad alimentaria y su ejecución cumple con los objetivos, y si se está implantando de forma correcta. Una auditoría consiste en múltiples acciones que van desde análisis de las instalaciones (como las plantas de producción o envasado), así como entrevistas con los trabajadores o estudios sobre la trazabilidad y la inocuidad de los productos (incluyendo todos los pasos de la cadena de producción), revisión de la documentación, etc.

Las auditorías a distancia, también llamadas auditorías en remoto, se están consolidando como una opción fiable y son cada vez más frecuentes en muchos sectores empresariales. Y en este sentido la industria alimentaria no es una excepción. Esta tendencia se ha visto incrementada especialmente tras la crisis sanitaria producida por la COVID-19, debido a las dificultades que trajo consigo a la hora de realizar auditorías presenciales.

Las auditorías a distancia son procesos que permiten evaluar y obtener información sobre la empresa auditada de forma online. Gracias a ellas se ha podido seguir controlando la actividad y garantizando las mejores condiciones de seguridad y eficiencia en el sector alimentario, en momentos de enorme dificultad e incertidumbre. La pregunta que surge ahora es si este formato seguirá siendo una opción habitual o si, por el contrario, las auditorías presenciales irán recuperando el terreno perdido durante la pandemia.

Pros y contras de las auditorías a distancia

Las auditorías en remoto son muy útiles, por ejemplo, para la revisión de procesos y documentación de homologación de proveedores, planes de APPCC, gestión de las reclamaciones y para el seguimiento de las formaciones.

Sin embargo, pueden presentar alguna desventaja por su dependencia tecnológica (no todas las industrias o laboratorios disponen de herramientas digitales óptimas), por temas de confidencialidad de datos e incluso por la fiabilidad de los datos. Es decir, el auditor “no controla” lo que ve, por ejemplo.

En contrapartida, las auditorías a distancia permiten:

  • Reducir el impacto ambiental ya que se reduce el número de desplazamientos
  • Reducir el tiempo y los recursos económicos. Las auditorías a distancia permiten agilizar y aumentar la eficiencia de los procesos, así como ahorrar el tiempo y el coste económico de los desplazamientos de los auditores.
  • La participación de personal de distintas plantas de fabricación si estamos en frente de una empresa multifactoría, por ejemplo

Bioser: experiencia al servicio de tu empresa o laboratorio

Desde Bioser somos conscientes del enorme potencial que supone el sistema de auditorías online. Es por ello que apostamos por un modelo híbrido donde las auditorías a distancia convivan y se complementen con las presenciales de forma que puedan explotarse mejor las fortalezas de cada una de ellas en función de las necesidades de cada cliente.

Por este motivo ofrecemos, junto a nuestro partner GSC, un completo servicio de auditorías internas.

Si quieres saber más sobre el servicio de auditorías que ofrecemos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.